Por qué el desalojo nos importa

Com-
parta

Serie de videos: La epidemia de desalojo

Preguntas y respuestas sobre el desalojo

La falta de vivienda asequible se encuentra en la raíz de una serie de problemas sociales, desde la pobreza y la falta de vivienda hasta las disparidades educativas y la atención médica. Eso significa que comprender la crisis del desalojo es fundamental para abordar de manera efectiva estos problemas y reducir la desigualdad. Sin embargo, antes del lanzamiento del conjunto de datos de Eviction Lab, se sabía poco sobre la prevalencia del desalojo en Estados Unidos, entonces era imposible estudiar sus causas y consecuencias a nivel nacional. Este nuevo conjunto de datos nos brinda herramientas para comprender mejor y luchar contra la epidemia de desahucios en los Estados Unidos.

Un desalojo ocurre cuando un propietario expulsa a las personas de sus propiedades. Los desalojos son desplazamientos involuntarios iniciados por el propietario que ocurren a los inquilinos, mientras que las ejecuciones hipotecarias son desplazamientos involuntarios que suceden a los dueños de casa cuando un banco u otra agencia prestataria recupera un hogar.

Unos agentes policiales y trabajadores de una empresa de mudanzas desalojan a un inquilino de un hogar. (Foto: Sally Ryan)

La mayoría de los desalojos ocurren porque los inquilinos no pueden pagar o no pagan la renta. Los propietarios también pueden desalojar a los inquilinos por varias otras razones, como la contratación de internos, el daño a la propiedad, causar disturbios o infringir la ley. En la mayoría de las ciudades y pueblos de Estados Unidos, los propietarios pueden desalojar a los inquilinos, incluso si no han perdido el pago de la renta o no han violado el contrato de arrendamiento; estos se llaman desalojos "sin culpa".

Hoy en día, la mayoría de las familias pobres que alquilan gastan al menos la mitad de sus ingresos en costos de vivienda, y una de cada cuatro de esas familias gasta más del 70 por ciento de sus ingresos solo en renta y servicios públicos. Los ingresos de los estadounidenses de recursos modestos se han reducido, mientras que los costos de la vivienda se han disparado. Solo una de cada cuatro familias que califica para programas de vivienda asequible recibe ayuda de algún tipo. Bajo esas condiciones, se ha vuelto más difícil para las familias de bajos ingresos mantenerse al día con los costos de alquiler y servicios públicos, y un número cada vez mayor está viviendo un paso en falso o una emergencia lejos del desalojo.

Demandados en el corte de desalojo. (Foto: Sasha Israel)

Los propietarios inician el proceso y se notifica a los inquilinos para que se presenten ante el tribunal. Casi en todas partes en los Estados Unidos, los desalojos tienen lugar en un tribunal civil, donde los inquilinos no tienen derecho a un abogado. Por esta razón y otras, la mayoría de los inquilinos no aparecen en el tribunal de desalojo. Cuando esto sucede, reciben un juicio de desalojo por defecto, siempre que el propietario o un representante esté presente. Los inquilinos que comparecen ante el tribunal también pueden recibir una sentencia de desalojo que les ordena abandonar su hogar antes de una fecha específica. Los casos de desalojo se pueden resolver de otras maneras también. Por un lado, el caso puede desestimarse o fallar a favor de los acusados, lo que permite que el inquilino permanezca en su hogar. Además, se puede establecer un acuerdo mediado entre un propietario y un inquilino, a menudo llamado "acuerdo" o "estipulación", que viene con ciertos términos. Si los inquilinos cumplen con los términos, se desestima el desalojo; si no lo hacen, se puede emitir un juicio de desalojo. En el caso de que los inquilinos desalojados no salgan de su hogar antes de la fecha especificada, el propietario puede presentar un "mandato de restitución" que permite a los agentes del orden expulsar por fuerza a una familia y, a menudo, sus pertenencias.

Las mujeres de bajos ingresos, especialmente las mujeres de color pobres, tienen alto riesgo de desalojo. La investigación ha demostrado que las víctimas de violencia doméstica y las familias con niños también corren un riesgo particularmente alto de desalojo.

Una familia busca vivienda después de ser desalojada. (Foto: Matthew Desmond)

El desalojo hace que una familia pierda su hogar. A menudo también son expulsados de su comunidad y sus hijos tienen que cambiar de escuela. Las familias también pierden regularmente sus pertenencias, que se amontonan en la acera o se almacenan, solo para ser recuperadas después de pagar una tarifa. Un desalojo legal viene con un registro judicial, que puede evitar que las familias se reubiquen en viviendas dignas en un vecindario seguro, ya que muchos propietarios filtran los recientes desalojos. Los estudios también muestran que el desalojo causa la pérdida de empleo, ya que el proceso estresante y prolongado de ser expulsado por fuerza de un hogar hace que las personas cometan errores en el trabajo y pierdan su trabajo. También se ha demostrado que el desalojo afecta la salud mental de las personas: un estudio encontró que las madres que experimentaron el desalojo reportaron tasas más altas de depresión dos años después de su mudanza. La evidencia indica claramente que el desalojo no es solo una condición de pobreza, sino que es una causa de ello.

El sitio web Just Shelter contiene enlaces a más de 600 organizaciones comunitarias y nacionales que ofrecen asistencia de vivienda, educación y ayuda, asistencia legal y asesoramiento sobre derechos de los inquilinos.

El libro: Evicted

Evicted: Poverty and Profit in The American City
by Matthew Desmond

GANADOR DEL PREMIO PULITZER 2017 PARA LA LITERATURA GENERAL DE NO FICCIÓN

En Evicted, el sociólogo de Princeton y MacArthur "Genio" Matthew Desmond sigue a ocho familias en Milwaukee mientras luchan por mantener un techo sobre sus cabezas. Aclamado como "desgarrador y revelador" (The Nation), "vívido e inquietante" (New York Review of Books), Evicted transforma nuestra comprensión de la pobreza y la explotación económica mientras ofrece nuevas ideas para resolver uno de los problemas más devastadores de Estados Unidos del siglo XXI. Sus escenas inolvidables de esperanza y pérdida nos recuerdan la centralidad del hogar, sin la cual nada más es posible.

New York Times Bestseller Ganador del Premio Del Círculo Crítico Nacional del Libro Para Literatura de No Ficcíon Ganador del Premio Pen / John Kenneth Galbraith por No Ficcíon Ganador de la Medalla Andrew Carnegie por la Excelencia en la No Ficción Finalista del Premio Del Libro de Los Anegeles Times Ganador del Premio Hillman 2017 para el Periodismo de Libros Ganador del Premio Chicago Tribune Heartland

ELOJIOS

Uno de los libros favoritos del presidente Barack Obama de 2017

"Astonishing... Desmond has set a new standard for reporting on poverty."

—Barbara Ehrenreich, New York Times Book Review

"After reading Evicted, you’ll realize you cannot have a serious conversation about poverty without talking about housing.... The book is that good, and it’s that unignorable."

—Jennifer Senior, New York Times Critics’ Top Books of 2016

"This book gave me a better sense of what it is like to be very poor in this country than anything else I have read… It is beautifully written, thought-provoking, and unforgettable."

—Bill Gates

"Inside my copy of his book, Mr. Desmond scribbled a note: “home = life.” Too many in Washington don’t understand that. We need a government that will partner with communities, from Appalachia to the suburbs to downtown Cleveland, to make hard work pay off for all these overlooked Americans."

—Senator Sherrod Brown, Wall Street Journal

"My God, what [Evicted] lays bare about American poverty. It is devastating and infuriating and a necessary read."

—Roxane Gay, author of Bad Feminist and Difficult Women

"Written with the vividness of a novel, [Evicted] offers a dark mirror of middle-class America’s obsession with real estate, laying bare the workings of the low end of the market, where evictions have become just another part of an often lucrative business model."

—Jennifer Schuessler, New York Times

"In spare and penetrating prose... Desmond has made it impossible to consider poverty without grappling with the role of housing. This pick [as best book of 2016] was not close."

—Carlos Lozada, Washington Post

"An essential piece of reportage about poverty and profit in urban America."

—Geoff Dyer, The Guardian’s Best Holiday Reads 2016

"Gripping and important…[Desmond's] portraits are vivid and unsettling."

—Jason DeParle, New York Review of Books

Get information. Take action. Visit justshelter.org for community and nationwide resources.